Ojo con el proceso disciplinario

Imagen tomada de http://datajovenboletin.blogspot.com/

¿El ateísmo es una religión o una ideología?

Publicado: 2014-01-12


Existen mejores definiciones, pero he optado por tomar la de la  RAE pues es a la que, finalmente, se remiten todos los   hispanohablantes. Estas son las definiciones de Religión e Ideología: 


religión.

(Del lat. religĭo, -ōnis).

1. f. Conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para  la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente  la oración y el sacrificio para darle culto. 

2. f. Virtud que mueve a dar a Dios el culto debido.

3. f. Profesión y observancia de la doctrina religiosa.

4. f. Obligación de conciencia, cumplimiento de un deber. La religión del juramento

5. f. orden (‖ instituto religioso).


ideología.

(Del gr. ἰδέα, idea, y -logía).

1. f. Doctrina filosófica centrada en el estudio del origen de las ideas. 

2. f. Conjunto de ideas fundamentales que caracteriza el pensamiento de una persona, colectividad o época, de un movimiento cultural, religioso o político, etc. 


El ateísmo no es una religión. Los ateos no tenemos dogmas, divinidades ni sentimientos de veneración o temor hacia ellas, y menos aún cumplimos ritos religiosos como la oración. Los ateos no tenemos la "obligación de conciencia" de seguir ningún principio o regla moral del ateísmo, primero por una sencilla razón: no existe y luego porque -a pesar de que a alguien se le hubiera ocurrido escribirla- para ser ateo no se requiere seguir ningún principio moral. 

El ateísmo, a pesar del ismo, no es ni tiene una ideología, es una   coincidencia en un solo criterio: afirmar que no existe ningún dios, y esta afirmación no implica sujeción a ninguna doctrina. Por tanto, no sigue ninguna ideología. Hay ateos capitalistas, comunistas, anarquistas, etc. Todos tienen lecturas diversas sobre la realidad.   

Claro que sobre por qué no creen en la existencia de ningún dios habrá puntos de encuentro como la evolución y el big bang, pero ni eso es necesario. Puede haber ateos iletrados que hayan llegado al ateísmo sin tener noticia alguna sobre ciencia. 

No todos los creyentes siguen un dogma. Hay quienes aún creyendo en la existencia de un dios, no poseen ninguna religión. También están los creyentes que sí tienen una religión, estos reciben y adoptan una serie de preceptos morales. El ateo es libre de hacerlo o no. Por ejemplo, hay ateos que adoptan la moral de la construcción de Jesús -y digo "la construcción" pues su existencia histórica no ha sido probada- o de Sidartha Gautami, o de la tarotista peruana Jossie Diez Canseco. 

Ahora bien, si el ateísmo no es un ideología, no sigue preceptos, no tiene jerarquías, no tiene ritos, no es una religión; difícilmente puede afirmarse que sea nocivo. Al no tener principios ni tampoco una ética no hay forma de evaluarlo en función de si daña o no al ser humano. A menos, claro está, que se considere un daño a las religiones. Este punto es de suma relevancia para los creyentes religiosos. Definitivamente sienten que el ateísmo les daña porque niega rotundamente lo que ellos tienen como eje de sus vidas: la existencia de dios. Pero ese es su sentir. Una afirmación por sí sola no es suficiente para dañar a un ser humano. Además, ellos tienen toda la libertad de refutar una afirmación con otras, y mejor aún, con hechos empíricos, mesurables y repetibles.

Las ideas no dañan si no se llevan a la práctica. Por otro lado, no toda idea que se lleva a la práctica es dañina. Llevar a la práctica el ateísmo implica la difusión de su única afirmación ("no existe ningún dios") utilizando diferentes soportes filosóficos, científicos, de sentido común y hasta teológicos. Y eso no es dañino: es transmisión de conocimientos comúnmente ocultos por los brazos poderosos de las ideologías religiosas... o por el falso sentido de respeto hacia ellas. 

En cuanto a si un ateo puede o no ser dañino para la sociedad, mi respuesta es: definitivamente SÍ. Un ateo, como un creyente o un agnóstico puede ser buen o mal elemento en la sociedad. Sin embargo, la maldad de esos ateos no tiene nada que ver con el ateísmo. ¿Por qué? Pues por la sencilla razón de que el ateísmo no propone nada mas que la simple afirmación ya escrita. El que una doctrina incluya esta afirmación no la vuelve atea, es solo una de las afirmaciones que la componen. Por ejemplo, el comunismo.  

Innumerables veces se ha señalado que ateos como Stalin han cometido masivos y horrendos asesinatos. Y es verdad. Pero para cometerlos, Stalin no se inspiró en el ateísmo, sino en la ideología perniciosa que profesaba. El ateísmo no propone la imposición de su modesta afirmación a todas las sociedades, tampoco propone la aniquilación de todos quienes no lo acepten. El ateísmo es independiente de la ética. 

A diferencia de los crímenes de Stalin, los de creyentes de la Iglesia Católica y otras confesiones sí son vinculantes con su fe. ¿Por qué? Porque su religión tiene preceptos. Muchos de estos preceptos incluyen castigos reales "en esta vida" que alientan al asesinato y al genocidio. Un ejemplo claro es la Inquisición. Fue siguiendo a pie juntillas la ideología católica que los sacerdotes y Papas se irrogaron el derecho a matar. Otro caso es el de ciertos países musulmanes que hasta ahora castigan salvajemente a mujeres, librepensadores, agnósticos, ateos y creyentes de otras religiones. 

Es muy cierto que las religiones no son totalmente dañinas. Muchas veces ayudan a los necesitados económica o psicológicamente. Sin embargo, la ética que subyace a ellas no es requisito indispensable para obrar correctamente, ni es la panacea para lograr la sociedad perfecta. ¿La prueba? Miles de años de vigencia de las religiones. 

He escuchado y leído contraargumentaciones a esto. Por ejemplo, que la ideología es buena, sino que los malos son los creyentes. Lamentablemente no es así. Basta con leer los libros sagrados de las religiones preponderantes como para darse cuenta de la falsedad del contraargumento. Y ahí viene otra respuesta de los religiosos: esos libros sagrados contienen metáforas. Lo raro es que suelen ser metáforas todos los pasajes que contienen órdenes y ejecuciones de muerte. Pero bueno, aún siendo metáforas, siempre el mensaje final sería el castigo horrendo post mortem por no cumplir normas que usualmente no tienen nada que ver con la ética (como blasfemar contra el "Espíritu Santo", trabajar los sábados, comer cerdo o vaca o dibujar a un "profeta"). 

Los creyentes también afirman que sus libros sagrados fueron hechos para la gente de ese tiempo, es decir, que deben ser contextualizados para interpretarse. Y concuerdo plenamente con ellos. Por eso es que siempre me quedará la pregunta de por qué los siguen utilizando hasta hoy. 

El que las religiones posean ideologías arcaicas, punitivas e impositivas no quiere decir que todos los religiosos sean ortodoxos fanáticos, violentos e impositivos. Hay muchos religiosos respetables. Conozco personalmente al señor Gastón Garatea y -hasta donde sé- es una persona justa que trata de ser cada día mejor. 

Finalmente quiero añadir que no existe para mí ninguna confrontación con los creyentes. Sí con las ideologías, que es un asunto muy diferente. Además, soy promotora del Estado Laico, es decir, de un Estado en el que todas las convicciones puedan convivir sin riesgo a la imposición de una sobre otra... ni siquiera con el uso de los fondos públicos y menos aún con la intervención en políticas públicas.  

No es mi intención y va contra mis principios buscar que todos los seres humanos o solo los que viven en el Perú sean ateos. Eso es fascismo. No impongo, debato. Una sociedad con pluralidad de ideas es -a mi entender- la mejor forma de lograr la convivencia y asegurar la libertad individual.  


Escrito por

Doriss Vera

Literata y educadora


Publicado en

LAICISMO

Un Estado Laico garantiza la libertad de creer o no creer en uno o más dioses y que ninguna religión determine el futuro de todos.